Reincidentes

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Arrugas de la ausencia

Ayer, quince de Diciembre de 2009 en la reunión anual de mispoetascontemporáneos leyendo un poema escrito el once de Noviembre de 2007:


Arrugas de la ausencia

Gira la cuchara en la taza,
el café despierta mi olfato
y sobre la mesa el tedio me mira fijo.
En el baño un espejo
delata el tiempo,
se ríe y luego
llora.
Salgo…
El asfalto me muerde los tobillos.
Camino por la plaza de las huellas
en donde nos conocimos,
en las pequeñeces me siento
y me pierdo en la entelequia.
Cuando vuelvo,
el sol bosteza y la mirada se agudiza
en una, dos, tres, cuatro palomas
que me observan y no entienden,
o por lo menos eso parece.
Un perfume vuela
y me lleva hasta vos,
¿qué estarás haciendo ahora?
Seguro estás tomando mate con bizcochos
con Alicia y el conejo,
o tal vez leés el libro
que te regaló Wendy.
¿Quién sabe?
Hasta quizás estás pensando en mí.
La risa de una nena
me desvela.
La busco y no la encuentro;
la miopía y mi vanidad
me vencen otra vez.
Suenan campanas,
son las siete, hay que ir a la nostalgia
y, cuidadoso, traer algún que otro recuerdo.
No tienen fecha de vencimiento,
pero la otra vez me sostuve de uno
que me hizo bastante mal.
A veces es mejor no pensar,
me dice una hoja que cae del árbol,
hace dos vueltas carnero
y yace en mi mano.
Al tiempo, fragmento sus alas
en uno, dos, tres, cuatro pedazos,
las hormigas la suben a su lomo
y yo, trepo mi vista a esa perfección,
que abrupta, una suela rompe
con la torpeza que sólo puede tener un hombre apurado.
El sol se aburre,
una vez más,
y cierra los párpados el día.
Vuelvo a casa.
La oscuridad entra por la ventana
y viaja en puntas de pie
por todos los rincones.
A veces me da miedo
y prendo todas las luces,
entonces respiro…
Es irónico,
nunca entendí la razón.
Hay preguntas que no tienen porqués,
grita la vida
y su injusta manera de jugar
se me mete por los huesos.
Voy a nuestra habitación,
enciendo el velador y mis ojos,
la angustia espera alerta,
te miro en sepia,
le seco la mejilla a la foto
y te extraño;
hace uno, dos, tres, cuatro años
que duermo solo.

17/11/2007

6 comentarios:

Gustavo Tisocco dijo...

Bellísimo poema Martín, un gusto compartir contifo mispoetas...
Un abrazote enorme Gus.

Vulture dijo...

Me gustó mucho tu blog, lo acabo de encontrar casi por casualidad, que es como se encuentran la mayoría de cosas que merecen la pena. Un saludo

Gustavo Tisocco dijo...

rtín FELICES FIESTAS, un abrazo gus.

Martín Jiménez Guerra dijo...

Gracias Gus, por la lectura y felices fiestas.
Un Abrazo.

Vulture, nunca había reparado en lo de la casualidad pero tenés mucha razón.
Un abrazo.

Martín.

Mananani dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mananani dijo...

Que hermoso poema, Martín.
Es de esos que uno lo lee y mientras tanto se va poniendo triste pero no puede dejar de leerlo